¿Quieres justicia para George Floyd? ¡Encarcelar y condenar a policías asesinos! – un comentario WW

first_img27 de mayo – Fue un déjà vu. Otro hombre negro capturado en video, primero, siendo torturado y luego asesinado por un oficial de policía blanco.Manifestantes frente al departamento de policía de Minneapolis antes de ser agredidos por policías, 26 de mayo. PHOTO: Brad SigalFue hace casi seis años cuando, el 17 de julio de 2014, millones de personas vieron con horror cuando Eric Garner, de 43 años, fue estrangulado por un oficial de policía blanco de Staten Island, Nueva York. Se podía escuchar a Garner decir, repetidamente, “no puedo respirar”, antes de morir de un paro cardíaco.Desde ese trágico día hasta el verano de 2019, el Departamento de Policía de Nueva York tardó cinco años en despedir al policía asesino Daniel Pantaleo, quien, hasta ese momento, había estado en “licencia administrativa” y todavía en la nómina.Un gran jurado optó por no acusar a Pantaleo por asesinato en primer grado, pero Ramsey Orta, un transeúnte puertorriqueño que grabó el asesinato en video, ha estado encarcelado desde 2016, su castigo por exponer este crimen atroz.Un avance rápido hasta el 2020, cuando el 25 de mayo, un hombre negro de 46 años en Minneapolis, George Floyd, conocido por sus amigos y compañeros de trabajo como “Big Floyd”, también fue estrangulado por un oficial de policía blanco, quien presionó su rodilla en el cuello de Floyd durante casi ocho minutos mientras otros tres oficiales observaban. Floyd, que fue esposado durante el asalto, era un amigo cercano del ex jugador de la Asociación Nacional de Baloncesto Steven Jackson.Esta atrocidad fue capturada en un video de 10 minutos por Darnella Frazier. Se podía escuchar a Floyd haciendo eco de las palabras de Garner: “No puedo respirar”. También se le escuchó decir: “Me duele el estómago. Me duele el cuello. Todo duele. Dame un poco de agua o algo. Por favor. Por favor.” (CNN, 27 de mayo)Sus súplicas fueron ignoradas hasta que permaneció inmóvil y fue declarado muerto en el Centro Médico del Condado de Hennepin. Floyd había sido acusado de intentar pasar un billete falso de $20 en una tienda de conveniencia.El policía que mató a Floyd, Derek Chauvin y los otros tres policías con él fueron despedidos, pero al 27 de mayo ninguno de ellos había sido arrestado ni acusado de asesinato, una demanda que la familia de Floyd y muchos otros han hecho públicamente.Ataque violento contra los manifestantesUna vez que el video se volvió viral en las redes sociales, los hashtags #GeorgeFloyd y #GeorgeFloydwasmurdered se convirtieron en las principales tendencias en Twitter. Incluso cuando el alcalde Jacob Frey anunció el despido de los cuatro oficiales, esto no impidió que una multitud multinacional de miles, negros, latinos, indígenas y blancos, tomara las calles de Minneapolis, a pesar de las continuas preocupaciones sobre el distanciamiento social.La mayoría de los manifestantes usaban máscaras mientras cantaban: “No hay justicia, no hay paz”, “Policías asesinos a la cárcel”, “Abolir a la policía” y “Black Lives Matter”. Los padres incluso trajeron a sus hijos enmascarados a la marcha.Este desafiante acto demostró cuán enojada y apasionadamente la gente quería protestar por este asesinato, así como los residentes negros, con máscaras, salieron a las calles de New Brunswick, Georgia, a principios de este mes por el asesinato de Ahmaud Arbery en febrero por un supremacista blanco y su hijo.Una vez que los manifestantes llegaron al Cuartel General del Tercer Recinto, donde se encontraban los cuatro policías, llevaron a cabo una mini-rebelión, cortando los neumáticos de los coches de la policía y rompiendo las ventanas del recinto. La policía tomó represalias disparando irritantes químicos y balas de goma. Para aliviar el dolor insoportable, la gente corría a las tiendas para que le rociaran la leche en los ojos. A pesar del brutal asalto de la policía, la protesta duró horas, hasta las 9 p.m. cuando la lluvia dispersó a la multitud.¿Por qué abolir la policía?Cuando el ex mariscal de campo de San Francisco [fútbol estadounidense], Colin Kaepernick, se arrodilló durante la ejecución del himno nacional en la temporada de fútbol 2016-17, se vio obligado a tomar esta acción luego de los asesinatos policiales de Alton Sterling en Baton Rouge, Luisiana, y Philando Castile en un suburbio de Saint Paul, Minnesota, el verano anterior.Desde que asumió esta postura heroica, Kaepernick ha sido “descartado” por los propietarios y la jerarquía de la Liga Nacional de Fútbol. No ha tomado otra jugada desde el centro desde el final de la temporada 2017.Kaepernick estaba atrayendo la atención mundial no solo a estos dos asesinatos particulares, también captados en video, sino también a la epidemia desenfrenada de brutalidad policial e injusticia racista, desde el perfil racial hasta el asesinato directo de personas negras y morena desarmadas, sin importar su edad, género o discapacidad.Es por eso que las acciones de Kaepernick todavía resuenan hoy cuando hay un asesinato policial.La policía no son solo personas armadas con uniforme. Son una fuerza letal que forma parte del aparato represivo del estado, como las cárceles, los tribunales, los militares, etc., que existen por encima de las leyes de la sociedad para proteger los intereses de la pequeña y super rica camarilla que administra las ganancias de Wall Street.Estos intereses son diametralmente opuestos a los intereses de miles de millones de trabajadores y personas oprimidas, una clase global que no posee nada pero se ve obligada a luchar diariamente por el derecho a las necesidades humanas básicas para vivir y prosperar: empleos, vivienda, atención médica, alimentos, educación y mucho más.La clase dominante depende del brazo extralegal del estado para defender sus intereses. Es por eso que la policía toma una posición de no intervención hacia los neofascistas armados que exigen la reapertura de negocios durante la pandemia. Pero están más que dispuestos a atacar a los manifestantes desarmados que exigen justicia para las víctimas de la brutalidad policial, como Rodney King en 1991, Michael Brown en 2014 y George Floyd esta semana. La gente conecta cada vez más estos puntos.La policía no existe bajo el capitalismo para “proteger y servir” a la gente. La policía existe para proteger y servir a la propiedad privada de la clase dominante reforzando, de manera represiva, la supremacía blanca desde arriba, especialmente la guerra desproporcionada contra las personas de color.La única justicia real para Eric Garner, Breonna Taylor, George Floyd y otrxs del mundo es abolir la policía. Eso solo puede ocurrir con, primero, el encarcelamiento de policías asesinos y, en última instancia, la abolición del capitalismo a través de una revolución socialista que de una vez por todas pone a los trabajadores y las personas oprimidas en el poder.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img read more